Gasolineras lowcost: conoce todas sus características

Es muy probable que en más de una ocasión hayas mantenido una conversación acerca de las dudas que te suponen las gasolineras lowcost. ¿Es igual de fiable la gasolina low cost que la de tu gasolinera de toda la vida? ¿Cómo es posible que en una gasolinera lowcost tengan esos precios? Estas y otras preguntas las contestamos a continuación.

Gasolineras low cost, ¿por qué son tan económicas?

En primer lugar, para hablar de este tipo de gasolineras hay que pensar en la Ley de Hidrocarburos de 2013, que supuso el fin de las cadenas de repostaje al limitar su cuota de mercado en las provincias a un 30 %. Esto propició la entrada de gasolineras de bajo coste.

Aquellas personas que cuenten con un terreno bien situado a pie de carretera y que no tengan reparos en invertir unos 200.000 euros, pueden solicitar una licencia para tener una estación de servicio propia.

Repostar en una gasolinera low costes muy interesante para tu bolsillo, ya que te puedes ahorrar hasta cinco céntimos de media por cada litro frente a las estaciones de las grandes petroleras. Pero ¿por qué tienen esos precios tan reducidos?

Una de las primeras cosas en las que te fijas cuando acudes a repostar gasolina lowcost es que en sus estaciones de servicio no sueles tener servicios adicionales como una tienda o cafetería. Es cierto que en algunas hay lavado con agua a presión o máquinas de vending, pero no en todas. En la mayoría de estas estaciones de servicio, debes servirte tú el producto y pagas mediante un cajero, por lo tanto, los costes de personal y el mantenimiento de la propia estación se reducen al mínimo.

¿Tienes la misma calidad en la gasolina low cost?

Si buscas una respuesta corta, esta es sí.

La gasolina se distribuye a través de la Compañía Logística de Hidrocarburos, o CLH, a todas las estaciones de servicio, sean o no low cost. Los centros de esta empresa recepcionan los productos en sus instalaciones y los almacenan hasta que son distribuidos a las distintas estaciones de servicio en camiones. De este modo, la compañía se asegura de que el combustible cumple con las normas de calidad con independencia de quien sea el destinatario.

Depósitos de combustible de CLH

En las estaciones de servicio tradicionales, para añadir un punto de calidad y lograr diferenciarse del resto, añaden al combustible aditivos que supondrán un aumento del precio final. La finalidad de estos aditivos químicos es mantener los inyectores y conductos del motor limpios, mejorando el proceso de combustión. Por otro lado, los hay que añaden un plus de octanaje, por lo que son más caros, y añaden más potencia.

Otra de las funciones de los aditivos es que reducen la cantidad de bolsas de aire y espuma que se producen en el repostaje, con lo que se mejora la eficiencia del llenado. Esto se traduce en que cabe más carburante en el depósito, por lo que podrás realizar una cantidad superior de kilómetros.

En definitiva, los aditivos hacen que los carburantes sean más eficientes. Para escoger los mejores aditivos, cada empresa (Galp, Repsol, BP, Cepsa, etcétera) desarrolla formulaciones propias para marcar la diferencia.

Esto no quiere decir que estas gasolineras no sean legales o que no cumplan su función, tan solo hay que apuntar que carecen de ese plus que ofrecen las grandes compañías petrolíferas.


Haz click aquí si quieres saber como ahorrar en el seguro de tu coche


Ventajas de las gasolineras de bajo coste

Algunas de las ventajas que te puede ofrecer una gasolinera low cost son:

– Garantía del producto que vende.

– Tiene mucha agilidad, siempre que no precises de ningún otro servicio adicional habitual en una estación de servicio.

– Tienes el carburante a disposición durante 24 horas todos los días.

– Su política de precios es tan baja como atractiva.

Desventajas de una gasolinera low cost

Entre esas desventajas que estás buscando en este artículo te presentamos las siguientes:

– Una gasolinera de bajo coste no está preparada para el acceso de discapacitados.

– Puedes tener sensación de inseguridad, ya que no hay personal al que acudir ante cualquier tipo de duda.

– No hay una gran variedad de combustibles.

– El combustible que vas a repostar no contiene esos aditivos tan beneficiosos para los vehículos.

Dónde encontrar este tipo de gasolineras

En España hay más de once mil estaciones de servicio y el 25 % de ellas corresponden a particulares o a marcas blancas. Desde los puntos de venta de minoristas se asegura que el negocio de este combustible funciona y ha llegado para quedarse.

¿Cuáles son las gasolineras más baratas en España?

La mayor parte de las gasolineras low costforman parte de las grandes superficies de supermercados. E.Leclerc, Alcampo, Simply, Carrefour o Eroski son las abanderadas de más de 368 estaciones. Como se ve en este artículo, estas superficies utilizan el precio de combustible como reclamo para que compren. E.Leclerc sitúa su precio entre las 10 gasolineras con el precio más bajo del país. También hay otras estrategias, como por ejemplo ofrecer descuentos irresistibles que se depositan en las tarjetas de fidelización como dinero virtual que, posteriormente, podrán canjear por productos de su propio supermercado.

Pincha aquí para ver el top 10 de gasolineras baratas en España

Gasolinera Low Cost de Eroski

Algunas redes locales lucen con orgullo la etiqueta de gasolinera low cost, pero no solo carecen de personal o de servicios adicionales, sino que solo cuentan con dos variedades de combustible: gasóleo A y gasolina 95. Estas estaciones pueden ser Norpetrol, Fast Fuel o Bidasoa. Un consejo si vas a repostar en alguna superficie como estas es que prestes mucha atención a su aspecto. Si está especialmente descuidado y desaliñado, sus instalaciones pueden no mantenerse adecuadamente, lo que puede ser fatídico para garantizar la mejor calidad en el combustible.

¿En qué se diferencian de las gasolineras convencionales?

Cierto es que a todos nos gusta ahorrar dinero a la hora de llenar el depósito de nuestro coche, pero es importante conocer todas las diferencias entre una gasolinera convencional y una low cost.

A lo largo del artículo ya has podido comprobar que el carburante es indiferenciado, pero el producto final que se sirve a los clientes sí que tiene alguna diferencia. También hemos hablado de que los establecimientos low cost no tienen gastos de personal o son muy reducidos y, por ese motivo, pueden permitirse reducir el precio del combustible a sus clientes.

Factores que influyen en el bajo precio

Algunas gasolineras low cost, como las que tienen en las estaciones de servicio de los hipermercados, utilizan el precio como reclamo. Este servicio no es el negocio principal, pero sí que supone una buena estrategia para atraer y, posteriormente, fidelizar a sus clientes. De este modo, podrán hacer un gasto mayor en otras cosas.

Las gasolineras que forman parte de cooperativas que tan solo pretenden cubrir los gastos de mantenimiento o personal permiten, tal y como habíamos destacado, reducir los precios finales que pagarán los clientes.

Esto no tiene que ver con que existan algunas estaciones que no tienen ningún tipo de mantenimiento en los depósitos, que estos puedan estar contaminados o que no dejen reposar el combustible tras la descarga del camión. En estos casos, se puede producir una avería por consumir un combustible en mal estado, pero el problema no se deriva de la marca, sino de la propia estación o gasolinera.

Hemos hablado también de la importancia de aditivar el combustible, pero CLH vende su propio aditivo a estas gasolineras, por lo que se puede decir que prácticamente la totalidad de las gasolinas que se venden en la actualidad están aditivadas.

Diferencias fundamentales entre una gasolinera convencional y una de bajo precio

La mayor diferencia, como ya hemos mencionado, reside en los aditivos que emplean, pero eso no quiere decir que las de bajo precio no estén aditivadas, solo que el aditivo es otro.

La calidad de los combustibles que salen del CLH es la misma para todas las empresas y la normativa al respecto es muy exigente en esta materia. Todos los combustibles están controlados y certificados, pero cada empresa añadirá los aditivos que considere más convenientes para sus objetivos.

Entre las ventajas que tiene una gasolinera tradicional frente a una low cost hay que destacar el personal. Una estación como, por ejemplo, BP, suele estar abierta las 24 horas y cuenta con entre cinco y doce empleados. Ofrece programas de fidelización y en sus tiendas cuentan con una amplia gama de productos.

Por otro lado, hay que destacar el ahorro en tiempo y precio que obtienes en un establecimiento de bajo coste. Si tú eres el encargado de repostar, introduces tu tarjeta o efectivo en el surtidor y, tras llenar el depósito, te marchas. Del modo convencional, tienes que esperar la cola hasta que el empleado de la estación pueda cobrarte.

¿Son una amenaza las gasolineras low cost para las tradicionales?

De nuevo, si buscas una respuesta corta será «no». Gracias a la recuperación económica, los consumidores ya no buscan solo el precio más bajo, sino que les vuelve a interesar tener otros servicios.

De otro lado, sí que hay que destacar que la aparición de las gasolineras lowcost puede provocar una rebaja en el precio del combustible. En realidad, los beneficiados somos los consumidores y esto es posible gracias a que la oferta es cada día mayor.