Homologar nuevos faros o pilotos traseros en nuestro coche

Al igual que muchos otros elementos de nuestro vehículo, los faros traseros de un coche son un elemento esencial para la seguridad vial, ya que nos permite ser vistos en condiciones de poca luz y/o de noche. A todo ello hay que añadir otras funciones como indicar las frenadas, los cambios de dirección o la marcha atrás. Por ello, es importante que funcionen correctamente y que cumplan con la normativa vigente.

¿Qué ocurre si queremos sustituir los faros traseros de nuestro coche por unos diferentes? ¿Podemos hacerlo libremente? ¿debemos homologarlos? En este artículo vamos a responder a estas preguntas y a explicar los pasos a seguir para cambiar los faros traseros de un coche sin tener después problemas legales.

¿Qué dice la ley sobre los faros traseros de un coche?

La ley que regula los faros traseros de un coche en España es el Real Decreto 2822/1998, de 23 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento General de Vehículos. En este texto se establecen las características técnicas que deben cumplir los faros traseros, así como las condiciones de uso y mantenimiento.

Según el artículo 18 del Reglamento General de Vehículos, los faros traseros deben tener las siguientes características:

  • Deben estar homologados según la norma UNE-EN 50.155 o la norma UNE-CEPE/ONU R48.
  • Deben estar situados en la parte posterior del vehículo, simétricamente respecto al plano longitudinal medio del mismo y lo más cerca posible de los bordes exteriores.
  • Deben estar colocados a una altura no inferior a 350 mm ni superior a 1500 mm sobre el suelo.
  • Deben emitir una luz roja visible desde una distancia mínima de 150 m.
  • Deben tener una intensidad luminosa adecuada para no deslumbrar ni molestar a los demás usuarios de la vía.

Además, el artículo 19 del Reglamento General de Vehículos especifica las funciones que deben cumplir los faros traseros:

Asesoramiento GRATUITO durante la reforma

Contacta con nosotros, te resolveremos todas tus dudas y te ayudaremos en todo

  • Asesoramiento GRATUITO durante la reforma
  • Precios competitivos
  • Sin problemas en la ITV

  • Deben indicar la presencia y anchura del vehículo.
  • Deben señalizar las frenadas mediante una luz roja intermitente o fija de mayor intensidad que la luz de posición.
  • Deben señalizar los cambios de dirección mediante una luz ámbar intermitente sincronizada con la luz delantera correspondiente.
  • Deben señalizar la marcha atrás mediante una luz blanca fija.

¿Qué implica sustituir los faros traseros de un coche?

Sustituir los faros traseros de un coche implica modificar un elemento que afecta a la seguridad vial y que está regulado por la ley. Por tanto, no podemos hacerlo sin más, sino que debemos seguir una serie de pasos para garantizar que el cambio cumple con la normativa y no supone un riesgo para nosotros ni para los demás.

Los pasos a seguir para sustituir los faros traseros de un coche son los siguientes:

  • Elegir unos faros traseros homologados que se adapten al modelo y año de nuestro vehículo. Podemos consultar el catálogo del fabricante o acudir a un taller especializado para asesorarnos.
  • Instalar los nuevos faros traseros siguiendo las instrucciones del fabricante o del taller.
  • Acudir a un taller experto en homologaciones para su correspondiente homologación
  • Solicitar una cita previa en una estación de inspección técnica de vehículos (ITV) para pasar una revisión extraordinaria. Debemos llevar el certificado de homologación de los nuevos faros traseros, el permiso de circulación del vehículo y la ficha técnica del mismo.
  • Superar la revisión extraordinaria en la ITV, donde comprobarán que los nuevos faros traseros cumplen con las características técnicas y funcionales exigidas por la ley. Si todo está correcto, nos entregarán un informe favorable.

Una vez realizados estos pasos, podremos circular con nuestro coche con los nuevos faros traseros sin problemas legales. Sin embargo, debemos tener en cuenta que este proceso tiene un coste económico y temporal que debemos valorar antes de decidirnos a cambiar los faros traseros.

¿Qué ventajas e inconvenientes tiene sustituir los faros traseros de un coche?

Sustituir los faros traseros de un coche puede tener algunas ventajas e inconvenientes que debemos considerar antes de hacerlo. 

Algunas ventajas son:

  • Mejorar la estética y personalización del vehículo, dándole un aspecto más moderno o diferente al original.
  • Mejorar la visibilidad y seguridad del vehículo, si optamos por unos faros traseros más potentes o con tecnología LED.
  • Ahorrar en consumo y mantenimiento, si elegimos unos faros traseros más eficientes o duraderos.

Algunos inconvenientes son:

  • Invertir tiempo y dinero en el proceso de homologación y modificación del vehículo, que puede ser más o menos complejo según el tipo y modelo de faro trasero elegido.
  • Aumentar el riesgo de multas o sanciones, si el cambio no se homologa correctamente

Conclusión

Los faros traseros de un coche son un elemento importante para la seguridad vial y están regulados por la ley. Si queremos sustituirlos por unos diferentes, debemos asegurarnos de que están homologados y seguir los pasos necesarios para legalizar el cambio. Así podremos disfrutar de las ventajas que nos ofrece esta modificación sin correr riesgos innecesarios.

2 comentarios de “Homologar nuevos faros o pilotos traseros en nuestro coche

    • admin dice:

      Buenas !

      Si los faros que compras tienen su marcado de homologación, no habría problema!
      Se podrian incluir en ficha técnica aunque sean orcurecidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir WhatsApp
¿En que podemos ayudarte?
¿Necesitas más información para homologar tu vehículo?